Porque es fundamental el agua en nuestro organismo?

23.03.2021

          La importancia del agua en todos los seres vivos es crucial. Es el componente más abundante en los medios orgánicos ya que los seres vivos están compuestos por un 70% de agua. Garantiza que puedan llevarse a cabo los procesos biológicos necesarios para la reproducción de la vida.

Sin el agua, la estabilidad del funcionamiento entre seres vivos y su entorno se debilitaría.

La importancia del agua para el ser humano.

         La importancia del agua para el ser humano es evidente en tanto que el porcentaje de agua en nuestro cuerpo casi llega a las dos terceras partes. Está presente en los tejidos corporales y en los órganos vitales.

      Es un elemento fundamental para procesos corporales vitales. Sin beber agua no podríamos sobrevivir más allá de tres o cuatro días.

        Es esencial para el desarrollo de procesos orgánicos y otros beneficios para nuestro organismo como:

Regular la temperatura corporal.

        El organismo utiliza el agua para liberar calor cuando la temperatura ambiente es elevada; lo hace provocando la sudoración. El cuerpo puede perder hasta 1,5 litros de sudor por hora. Además, cuando hay un exceso de temperatura, la sangre abandona los capilares próximos a la piel para contribuir a mantenerla fresca.

Por esta razón, la mayor parte del peso que se pierde durante un entrenamiento deportivo es agua, por evaporación y sudor.

Transportar los nutrientes y el oxígeno.

      Además de participar en el proceso de descomposición bioquímica de los alimentos que ingerimos, el agua, a través del sistema circulatorio, se encarga de transportar los nutrientes (minerales, vitaminas y glucosa) y el oxígeno a todas las células del cuerpo. El plasma sanguíneo se compone en un 91% de agua.

Eliminar toxinas del cuerpo.

       Del mismo modo que provee de nutrientes, el sistema circulatorio recoge las sustancias de desecho que las células no necesitan y acaban siendo expulsadas a través de la orina y las heces, y también del sudor. El agua es vital para el buen funcionamiento de los riñones como órganos filtradores de las toxinas.

Lubricar las articulaciones.

           Gracias al agua del líquido sinovial nuestras articulaciones pueden funcionar de forma fluida. De hecho, beber poco líquido puede conllevar la aparición de lesiones y artritis. El agua también actúa como amortiguador y protector de los huesos y la columna vertebral frente a traumatismos, y también de otros órganos, como el cerebro, la médula y los ojos.

Además de estos beneficios, también alivia la fatiga, evita dolores de cabeza o reduce los riesgos de problemas cardíacos y protegen los tejidos sensibles.

Como se controla la sed.

       El cuerpo humano necesita reponer diariamente los algo más de dos litros de agua que pierde entre el sudor, la respiración, la orina y las defecaciones.

         El núcleo del control se encuentra en el hipotálamo, una de las regiones centrales del cerebro. Si se registra que aumenta la concentración de plasma en la sangre significa que el cuerpo está perdiendo agua y comienza a deshidratarse. En ese momento, el cerebro emite un estímulo para provocar la sensación de sed. Otros síntomas, como la boca seca por falta de saliva, lo avisan también.

¿Cuáles son los signos y síntomas de deshidratación?.

       Mientras más tiempo pasemos sin tomar suficiente líquido, más nos deshidratamos. La sed es una manera en que el cuerpo le advierte que debe beber más líquidos. Sin embargo, a veces puede estar deshidratado sin sentir sed.

       Otros posibles síntomas de deshidratación leves son:

  • Boca seca o pegajosa o lengua hinchada.
  • Fatiga o debilidad.
  • Irritabilidad.
  • Mareos o vahídos.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolores de cabeza.
  • Estreñimiento.
  • Sequedad de la piel.
  • Pérdida de peso.
  • Orina de color amarillo oscuro o disminución de la micción.

      La deshidratación grave puede representar un riesgo para la vida y necesita tratamiento médico inmediato. Puede ocasionar los siguientes síntomas:

  • Sed extrema.
  • Presión arterial baja.
  • Fiebre.
  • Latidos cardíacos rápidos.
  • Falta de micción por más de 8 horas.
  • Ojos hundidos.
  • Incapacidad para sudar.
  • Incapacidad para producir lágrimas.
  • Desorientación o confusión.

Cuánta agua hay que tomar?.

        Los requerimientos de agua dependen de una serie de factores como la edad, la actividad física, el estado de salud y la temperatura ambiental, entre otros.

        En términos generales, un adulto debiera tomar como mínimo 2 a 3 litros diarios de agua (cinco a seis vasos grandes).

      Si estás bajo el sol o practicas ejercicios, debes ingerir un aporte extra de líquido sin esperar a sentir sed.

      El agua aportada por los alimentos, como frutas, verduras y sopas, puede ser cercana a 1 litro al día, por lo que se debe aportar 1,5 litros de líquido extra para reponer las pérdidas.

      En verano es importante tomar agua periódicamente, por lo que se recomienda llevar siempre una botella de agua a mano.

Consejos para una buena hidratación durante la práctica deportiva.

     Cuando hacemos ejercicio físico la mayor parte del peso corporal que se pierde está ligado al agua.

      Por lo tanto mantener una adecuada hidratación antes, durante y después de la realización de la actividad física es esencial para la práctica responsable y segura de cualquier deporte y lograr así un mayor desempeño físico.

      Para obtener un buen rendimiento deportivo, mantener un equilibrio hídrico constante y evitar la deshidratación, ingerir las siguientes cantidades de agua:

  • Antes: 500 ml 1-2 horas previas.
  • Durante: 100-200 ml cada 15-20 minutos.
  • Después: alrededor del 150% del peso perdido. Normalmente suele ser unos 500 ml, pero todo depende de la actividad.

    La deshidratación puede provocar una disminución del rendimiento físico y un aumento del cansancio. Por ello, para una práctica responsable de ejercicio físico, hay que estar atento al peso corporal.

Sabias que:

Si haciendo deporte has perdido rápidamente hasta el 1% de tu peso, notarás como aparece la sensación de sed, esto es ya un síntoma de alarma.

  • La pérdida del 2,8% del peso corporal conlleva una disminución del rendimiento físico en un 20-30%, aumento del cansancio y reducción del tiempo de respuesta.
  • Una pérdida de peso del 10% conllevaría la necesidad de asistencia médica inmediata.
  • La ausencia de un 10-15% del agua corporal total, supondría incluso riesgo de muerte.
  • La sed es un síntoma tardío de deshidratación en nuestro organismo. No hay que esperar a tener sed, porque ésta no aparece hasta que se ha perdido un 1 ó 2% del agua corporal, es decir cuando ya estamos deshidratados y el rendimiento ha comenzado a disminuir.
  • Lo ideal es tomar el agua entre (10-15°C) para que el cuerpo la asimile más rápidamente.
  • Es recomendable beber a pequeños sorbos y regularmente durante el ejercicio, así nos mantenemos hidratados constantemente.
  • Hay que evitar beber durante momentos de alta frecuencia respiratoria (hiperventilación), pues al hidratarnos en estos momentos estaremos privando a nuestro organismo del oxígeno cuando más lo necesita. Beber al inicio de un descenso o sección donde la frecuencia respiratoria ha disminuido favorece la asimilación de los líquidos, sin embargo no hay que beber demasiado, pues podemos sentir molestias en el estómago.
  • Mantenerse hidratados es una de las claves para el éxito deportivo, especialmente en eventos de larga duración. Con un 2 a 3% de pérdida de peso por transpiración se puede perder hasta un 20% del rendimiento deportivo, es por esto que resulta de primordial importancia mantenernos hidratados durante la actividad física.
  • Para mantener unas pautas adecuadas de rehidratación después de una actividad física o deportiva es conveniente beber 1,5 litros de agua por kg perdido.
  • Las bebidas isotónicas ayudan a reponer los electrolitos perdidos a través de la transpiración, pero solo se deben usar cuando se practica ejercicio intenso durante más de una hora.

Con este blog esperamos que comprendáis la importancia de mantener los niveles de agua de nuestro cuerpo. Por ello nunca hay que esperar a tened sed. Hazlo de manera regular para mantener el cuerpo bien hidratado las 24 horas del día.